Consejos prácticos de conservación

Utilizar siempre envases donde la fruta pueda respirar, no utilizar nunca envases herméticos, y lo que no vayamos a consumir inmediatamente congelarlo (sin lavar).
Las frambuesas y moras deben consumirse entre dos y tres días. Arándanos y Grosellas pueden consumirse en una semana o más (conservado en frigorífico).

Técnica de Congelación: Utilizar envases abiertos para no producir condensación. Una vez congelado puedes pasar la fruta al envase que te sea más cómodo.

La fruta que recolectes en el Malaín no se debe de lavar. Primero porque no tiene ningún tipo de tratamiento químico. Segundo porque le estarías quitando propiedades contenidas en la fruta además de influir en el sabor y la textura.

Otra forma realmente cómoda de tener siempre a mano tus frutos favoritos es preparar mermeladas caseras para disfrutar de sus propiedades en desayunos y meriendas.